Menu Principal

 

Idiomas

 

Animales Exóticos

Compártelo con tus amigos...

¿Qué son los Animales exóticos?

Los animales exóticos son una alternativa a los animales de compañía más clásicos, como el perro o el gato.

Un animal exótico tiene normalmente, como lugar de origen, el trópico.

Un gran número de especies constituyen el extenso grupo de los animales exóticos.
Cualquier clase de vertebrado puede ser considerada como animal exótico e incluso los animales exóticos abarcan a animales invertebrados.

Como mamíferos existen de animales exóticos los roedores. Así por ejemplo, son animales exóticos, los roedores, como los jerbos, la Chinchilla, la rata, la ardilla, el ratón o el conejo (este último, en realidad no es un roedor).

Existen otros mamíferos exóticos que se han popularizado mucho en los últimos años. Estamos hablando del hurón o del erizo.

Como aves consideradas animales exóticos, principalmente tenemos a la de la familia de los loros o psittácidas. En ella encontramos a la cotorra, al agapornis, a la cacatúa o al miná del Himalaya. Otras aves que se podrían considerar también animales exóticos son el loro gris africano o yaco y el periquito.

Las psittácidas conforman un gran número de aves exóticas, pero no son las únicas. Contribuyen a aumentar la lista de animales exóticos otras especies de distintas familias: bengalíes, diamantes, ruiseñores, tórtolas, palomas, etc.

Como reptiles exóticos tenemos serpientes (boas, pitones, culebras), tortugas de agua, tortugas de tierra, caimanes, cocodrilos, lagartos, etc.

A esta gran lista de animales exóticos, le tenemos que añadir varias tipos de reptiles más, varias especies de anfibios, como sapos, ranas, salamandras y tritones, además de invertebrados, como tarántulas, escorpiones, insectos palo o mantis.

Ventajas de los animales exóticos

Un animal de compañía, sea exótico o doméstico, nos proporciona muchos buenos momentos y, además, si se trata de un animal exótico, es un claro referente a nivel pedagógico tanto para niños como para adultos de la vida de estas extrañas criaturas y permite acercarnos a estas especies, de otra forma difícil de llevar a cabo.

Con todo ello, tener un animal exótico nos aporta unos beneficios evidentes a nivel emocional muy parecidos a los animales domésticos, por no decir idénticos en muchas ocasiones o incluso superiores.

Inconvenientes de los animales exóticos

Peligro de extinción

Los animales exóticos son una gran responsabilidad, como un gato o un perro o cualquier otro animal doméstico, pero además se le añade la situación natural de esta especie, porque muchos de ellos se encuentran en peligro de extinción en su lugar de origen.
No obstante, actualmente el comercio de especies exóticas se encuentra muy bien regulado y los especímenes que podemos encontrar en el mercado provienen de animales criados en cautividad.
 

Especies invasoras

Si nuestra mascota no muere cuando se escapa de su terrario o jaula, podría llegar a causar un problema para la fauna de nuestra localidad porque, muy a menudo, los animales exóticos son especies invasoras.

Como ejemplo ilustrativo de lo que estábamos mencionando anteriormente tenemos a la tortuga de Florida.
Este animal fue exportado masivamente desde los Estados Unidos, la gran mayoría de veces bajo condiciones realmente pésimas (periodos largos de inanición, etc.) hasta que se detuvo el tráfico ilegal procedente de la captura de hembras preñadas muy a finales del siglo pasado (XX).
Las tortugas que conseguían sobrevivir al transporte y se adaptaban a la vida en cautividad eran, demasiado a menudo, liberados al medio natural cuando se hacían demasiado grandes.
La puesta en libertad de animales exóticos nunca es recomendable, para la tortuga de Florida todavía menos. Los ejemplares de esta especie introducidos al medio salvaje en muchas ocasiones consiguen adaptarse. Cuando lo hacen suponen una grave amenaza, especialmente para las tortugas autóctonas (las originarias de ese lugar) porque las tortugas de orejas rojas son, por lo general, mucho más agresivas que las nativas y compiten con el alimento.
Además, actualmente se está comprobando que Trachemys scripta ya es capaz no sólo de sobrevivir a un medio distinto al suyo, sino también de reproducirse, con lo que los problemas derivados de la presencia de este tipo de tortugas se pueden agravar en un futuro próximo.

La única solución para el problema concreto de las tortugas de Florida introducidas artificialmente es dejar de liberar ejemplares a nuestros lagos y ríos y otros puntos de agua naturales y la captura y retirada de los existentes en los mismos.

Con una tenencia responsable de los animales exóticos, podemos evitar este problema.

Mantenimiento complicado

Cuidar adecuadamente a ciertos animales exóticos no es tarea nada fácil, la comida basada en presa viva y las necesidades de espacio son difíciles de compaginar para la vida en los pisos pequeños de las urbes europeas.
A ello, se le suma la falta de luz solar, factor importante para el metabolismo del calcio en muchos reptiles, como tortugas o lagartos. El aislamiento que sufren muchos individuos mantenidos solos en cautividad hace mella sobre todo en los animales pertenecientes a especies de naturaleza social, animales que necesitan enormemente la presencia de otros individuos de su misma especie.
Los animales exóticos por no vivir bajo las mejores condiciones reaccionan desarrollando el estrés de cautividad.

Debemos pensar que no sólo a que debemos proporcionarles las mejores condiciones para cada especie animal en cuestión, también debemos pensar en las personas que viven cerca de nosotros. Aunque los animales exóticos son unos increíbles seres llenos de belleza en muchos sentidos, no todo el mundo piensa lo mismo. Aquí debemos pensar en evitar por todo los medios las desgraciadas salidas de nuestras mascotas para su propia vida y para ahorrar más de un susto a nuestros vecinos.

Bien es verdad que el propio comercio de los animales exóticos nos facilita mucho la tarea de cuidar de nuestro animal proporcionándonos la comida, ya sea presa viva o alimento no vivo. La falta de luz solar natural se puede compensar con la compra de luces especiales. Un animal bien cuidado no desarrollará estrés de cautividad

Transmisión de enfermedades (zoonosis)

Los animales exóticos suponen un peligro potencial de transmisión de enfermedades hacia nosotros (zoonosis), pero cualquier animal es susceptible de transmitirnos algún agente biológico causante de enfermedad. Por ejemplo, la rabia, enfermedad propia de Europa, causo verdaderos estragos en los animales y también supuso un enorme problema para las personas en los siglos pasados.

El único inconveniente añadido de los animales exóticos está en que como este tipo de animales está introducido artificialmente por acción del hombre dentro de un ecosistema nuevo (nuestra casa si se trata de un animal exótico), las enfermedades que puede transmitir pueden ser más peligrosas para los seres vivos que están poco acostumbrados a su presencia.

Un ejemplo muy representativo de enfermedad transmitida por los animales o zoonosis típica de los animales exóticos es la psittacosis (que afecta a los loros).
Debemos vigilar si tenemos niños pequeños porque son los que están más expuestos a este problema y son los más sensibles.

Algunas enfermedades que también pueden darse en los animales exóticos, como también en los animales domésticos, son la sarna producida por ácaros o la tiña (micosis).

Sin embargo, con un higiene adecuada de los animales y con unas medidas mínimas de prevención, como son lavarnos las manos después de manipular a nuestro animal o llevarlo al veterinario para que compruebe su estado de salud, no debemos preocuparnos por el tema de la salud de nuestro animal.

 

Difíciles de manipular

Un inconveniente para ciertas personas puede ser la naturaleza un poco asustadiza, huidiza o menos amistosa de algunas de estas especies. Sin embargo, también depende del tipo de animal exótico. Un reptil o un anfibio será menos propenso a establecer vínculos amistosos y de afecto con su propietario que un mamífero o un ave, por ejemplo.

En general, los animales exóticos son menos afectivos si los comparamos con los animales domésticos porque el proceso de domesticación es mucho menor. Para entenderlo mejor, sólo debemos pensar en los 5.000 años de domesticación del gato o los más de 15.000 años de domesticación del perro frente a los pocos años que hace en España que se tienen animales exóticos de forma más o menos generalizada.

La belleza de los animales exóticos puede estar precisamente en este punto, en que se pueden llegar a considerar como animales salvajes mantenidos en nuestra propia casa.

Karma: 

Bueno
 

Inicio de sesión